↑ Volver a Conócenos

Historia

La Església Evangèlica Baptista de Gràcia tiene su origen en las primeras comunidades evangélicas que las Misiones Bautistas suecas fundaron a finales del siglo XIX, concretamente en el barrio de la Barceloneta. El ministerio pastoral del Dr. Lund logrará fundar una congregación que crecerá progresivamente y que posteriormente será pastoreada por Manuel Marín y Gabriel Anglada.

Al extender sus puntos de misión por la ciudad se funda una nueva sede en la calle Aribau nº 11 que impulsará el pastor Ambrós Celma. Fue tal el desarrollo de esta comunidad que en 1914 tuvo que instalarse en un nuevo local de la calle St. Agustí nº 14, ya en el barrio de Gràcia. A consecuencia del incremento del número de miembros en 1926 la iglesia adquirió un local en la Riera de St. Miquel nº 54, del barrio de Gràcia. Cuando ya gozaba de una membresía de más de 300 fieles, el levantamiento militar del General Primo de Rivera ordenó la clausura del local durante varios años.

Gracias a la Segunda República la libertad religiosa se restauró en 1932 permitiendo desarrollar una intensa actividad evangelística. Durante la guerra civil (1936-39) la iglesia permaneció cerrada pero los hermanos se reunían en pequeños grupos en domicilios particulares. Los primeros años de la dictadura del General Franco las iglesias protestantes no extranjeras fueron clausuradas y algunas asaltadas. Los pastores tuvieron que exiliarse al extranjero y los cultos se celebraron de manera clandestina en las casas o en el campo.

A partir de 1945 se toleró la apertura de Iglesias Evangélicas si tenían local propio, por lo que una família proporcionó un terreno en el Passatge Nogués nº 47 donde se construyó una sala de cultos con capacidad para 300 personas. La década de los cincuenta fue muy bendecida espiritualmente y la iglesia creció espectacularmente haciendo insuficiente aquel local, lo que llevó a la formación de dos nuevas comunidades: la Iglesia de la Bonanova en Sant Gervasi y a partir de 1957 la de la calle Verdi nº 191 en Gràcia.

Construir un edificio de grandes proporciones con dependencias independientes y casa pastoral supuso un esfuerzo que duró más de tres años. Concluida la obra e inaugurado el templo con gran entusiasmo por la comunidad, las autoridades lo clausuraron por falta del correspondiente permiso gubernativo. Después de muchas gestiones nacionales e internacionales la autorización llegó el 4 de abril de 1959. Se inicia así un periodo de vida espiritual muy intensa y de gran crecimiento. Se reorganizan las Escuelas Dominicales, los Grupos de Jóvenes, las reuniones de oración, etc. bajo el liderazgo de D. José M. Martínez que permanecerá en el pastorado desde 1950 hasta 1977.

Al jubilarse el Sr.Martínez ocupó su puesto D. David F. Burt (1978-1991). El elevado número de la feligresía requirió nombrar un Pastor Auxiliar cargo que recayó en D. Manuel Rodríguez, que en 1991 sería elegido Pastor Titular. Durante estos años se afianza un punto de misión en la calle Sta. Otilia nº 27-29 que actualmente es la sede de la Alianza Evangélica Española.

En este periodo la iglesia decidió crear un Hogar de Ancianos: la Llar Ebenezer con capacidad para 21 residentes.

D. Manuel Rodríguez es llamado a pastorear la Iglesia de Villanova, iniciando su ministerio allí a principios de 2003.

En resumen son 125 años marcados por la evangelización, el estudio de la Palabra de Dios y una vida en comunidad al servicio de la ciudad de Barcelona, proclamando el mensaje del evangelio de salvación.