↑ Volver a Ministerios

Extranjería

Damos apoyo a todas las personas. Sin discriminación de edad y/o procedencia, que necesitan ayuda espiritual y/o material para su progresiva integración en nuestra sociedad. Somos personas que voluntariamente atienden a este servicio con sensibilidad y conocimiento de esta realidad social.

A lo largo de la semana, se lleva a cabo una atención personalizada a cada individuo o familia necesitada y los domingos después de nuestro culto hay un tiempo de convivencia donde la iglesia da acogida a estos hermanos.

La iglesia consciente de la importancia de esta necesidad social destina una parte de su presupuesto para atender las necesidades más básicas que puedan tener estos hermanos recién llegados a nuestro país.